BARAJA NARRATIVA – 4º DE PRIMARIA – CURSO 2011-12 – PROFESOR – COLOR AZUL

CARTA 1

LUCÍA M.

AVENTURA EN LA SELVA

Una mañana de invierno, Misi estaba mirando por la ventana del avión y su padre, Luis, dormía con una sonrisa en la boca, porque mientras que Misi no sabía hacia dónde se dirigían, él sí. ¡Su padre le había regalado un viaje a la selva por su vigésimo tercer aniversario!
Tardaron unos minutos en bajar del avión, porque el padre de Misi le vendó sus ojos marrones con un pañuelo para que no se diese cuenta de dónde estaba. Luis la cogió de la mano y como iba tan contento y miraba hacia delante, ella se dió en la frente contra la parte de arriba de la puerta y se hizo un chichón muy grande. Su padre le pidió perdón por no fijarse en ello. Le curó con una planta de la selva llamada ‘unamá’, que era una planta curativa de chichones y la utilizaron porque no se habían traído el trombocid.

Tenían que llegar a una casa que estaba en medio de la selva. Emprendieron su viaje caminando, cargando con todo su equipaje y pronto estuvieron cansados. A Misi se le cayó su goma del pelo rojizo y la perdió; por suerte tenía cinco más. El viaje duró medio día y ya estaban hambrientos.

Cuando llegaron, Misi estaba impaciente por quitarse el pañuelo de los ojos. Esperaron unos segundos para quitárselo. Al fín, Luis le quitó el pañuelo y… ¡La sorpresa fue mayor! Misi estaba muy contenta y sorprendida; enseguida fue a darle un beso pero… De repente, ¡Algo le vino a Misi a la cabeza! Fueron sus amigos de la universidad, donde estudiaba biología, porque los echaba de menos a todos y sus gritos que decían una y otra vez: ¡Ven pronto, te echaremos mucho de menos, guapísima, bella! Entonces, se puso un poco triste pero se le pasó rápido al imaginar que iba a emprender una divertidísima aventura.

CARTA 20
BEA M.
EL REGRESO

Una vez deshechas las maletas, Misi se dedicó a inspeccionar la casa y los alrededores, no sin antes escuchar la charla que le dio su padre sobre los peligros que había en la selva. Cuando fue a la parte de atrás de la casa, algo llamó su atención. Era una cabaña en lo alto de un árbol, miró a su alrededor, vio que Luis no estaba allí y decidió subir. Comenzó a escalar aquel cedro y se dio cuenta de que iba a ser más difícil de lo que ella creía, en ese instante apareció Luis que vio como Misi estaba a punto de caerse tras coger una débil rama.
-¡Cogete de la rama que tienes a la derecha! Gritó su padre.
Misi giró la cabeza y se agarró a la rama, se dio cuenta que no podría llegar hasta la cabaña y comenzó a bajar, cuando llegó al suelo miró a su padre con la cabeza agachada, esperando una buena bronca, pero en su lugar se llevó un gran abrazo.
Luis había preparado la cena y Misi la devoró como si no hubiera comido en diez días, al terminar de cenar estaba tan cansada que decidió irse a la cama a descansar.
A la mañana siguiente Misi se despertó con un murmullo de fondo típico de la gran ciudad. Era su padre hablando con un policía. ¿Qué hacía hablando con un policía? ¿Estaría detenido? y ¿qué sería de ella?. El policía se marchó y él entró corriendo en la habitación.
-¡Rápido! hay que hacer las maletas corriendo, estamos en grave peligro. Dijo Luis muy alterado.
-¿Qué sucede papa? ¿Por qué te van a detener? ¿Qué has hecho? Preguntó Misi
-¿Qué? No, no me van a detener, un tifón se acerca a gran velocidad y si llega hasta aquí no nos podrán rescatar.
Misi y Luis comenzaron a hacer las maletas sin ordenar nada, ella no tenía muy claro lo que era un tifón pero sólo con ver la cara de su padre comprendió que corrían un gran peligro. El policía que estaba hablando con su padre apareció con un todoterreno, cargaron las maletas y se fueron de camino al aeropuerto. De camino, ella preguntó qué era un tifón y él le explicó que es una tormenta muy grande, que cae muchísima agua en muy poco tiempo con rayos y truenos, y que además hace que los ríos se desborden. En ese momento el policía dijo que el motivo de llevárselos de allí era que un río en el país vecino se había desbordado y toda el agua se dirigía hacia esa región del país.
Cuando llegaron, ella, que ya estaba asustada, se asustó aún más cuando vio que el aeropuerto estaba lleno de gente. Todo el mundo quería coger un avión para salir de allí. Misi cogió la mano de su padre con fuerza y lo siguió hasta una puerta que los llevaría a su avión.
Una vez en el avión, levantó la cortinilla para ver por la ventana y observó que todos los aviones iban a despegar. Cuando se inició el despegue ya estaba más tranquila, había vivido la experiencia más intensa de su vida. Además, sus compañeros de biología no se lo creerían a no ser que hubieran visto las noticias.

CARTA 21

DAVID.F.G

LA VUELTA A CASA

Pasado el otoño, y parte del invierno, Luis y Misi se encontraban en la capital de España, en un hotel muy lujoso. Misi disfrutaba mucho porque dentro del hotel había juegos, piscinas, jacuzzi, teatros … Pero tenia que dejar todas esas cosas porque a su padre Luis le habían llamado por teléfono, que su país estaba a salvo porque el tifón ya había pasado, y su padre Luis estaba buscándola, pero Misi estaba jugando con otros niños en la sala de juegos. Su padre se lo dijo y Misi se quería ir ya.

Llegaron al aeropuerto y tuvieron que esperar un minuto, dos, tres, cuatro, cinco … y así hasta que pasaron treinta minutos. Al fin cogieron el avión.
Pasadas las cinco horas de viaje, por fin llegaron. Tuvieron suerte. Gracias a dios, su cabaña estaba bien. Descargaron las maletas y Misi salió a jugar, mientras unos ladrones estaban robando en la casa. Misi los vio y se lo dijo a su padre corriendo. Luis fue a cerciorarse y vio que era verdad, así que propuso un duelo. Misi dijo que era muy peligroso, pero Luis hacia kárate. El duelo duró mucho, pero el vencedor fue Luis. Aunque el enemigo se recuperó de su derrota porque tenia un chaleco antibalas, acabó rindiéndose.

Al final Misi y su padre se iban a la cama tras su larga pelea. Al día siguiente, los ladrones volvieron a la carga para vengarse de Luis y Misi.
Los ladrones quedaron de acuerdo para ingeniar un plan malvado y así salir victoriosos. Su trampa consistió en hacer un gran hoyo tapado con ramas gigantes y así ganar, pero como Luis era muy astuto se dio cuenta de la trampa y tiró una piedra para engañar a los ladrones. Así consiguió engañarlos. Rápidos y veloces se fueron al poblado a buscar a los amigos de Misi para contarles todo lo sucedido, con la duda de si se iban a creer todo lo sucedido…

CARTA Nº 22
EL SECRETO DEL BOSQUE
Jose Vicente

     Misi y su padre, que se dirigían al poblado, tuvieron que andar varios días pasando por ríos y valles.  Les pareció que,  ya lejos de la cabaña, los ladrones se habrían olvidado de ellos y cansados del viaje, decidieron dormir y descansar. Luis encendió una hoguera mientras miraba por los alrededores y Misi, que estaba agotada, se quedó dormida enseguida.
     Algo la hizo despertar.
_ ¡ Oh, no!, dijo Misi.
     El fuego se había apagado. Había oído voces y pensó que eran los ladrones, entonces echó a correr. No sabía hacia donde ir. Quiso gritar el nombre de su padre, pero tuvo miedo.
     Mientras corría, miraba asustada para esconderse en alguna cueva, pero no la encontró. Seguía oyendo voces y pasados unos minutos, descubrió un hueco en un tronco de árbol y sin pensarlo se metió dentro, sorprendida, el tronco se cerró de golpe.
     Misi casi se desmaya. Creía que eran los ladrones que habían instalado trampas en el bosque.
    Al rato, ya no oyó voces, pero …… escuchó una voz profunda que parecía salir del árbol, que le decía:
_ ¡Oh, querida joven! ¿Qué ocurre, que estás tan asustada?
    Misi respiró aliviada y contestó:
_ Casi me pillan unos hombres que nos vienen persiguiendo a mi padre y a mi.
_  Pues calmate. Aquí no te ha de pasar nada.
_ ¿Y tú quién eres, que me has salvado la vida?
    El árbol le respondió:
_ Yo soy Nogui y vivía en el poblado de Mali, hasta que un brujo real me convirtió en un árbol. El hechizo duraría hasta que una joven viniera a visitarme.
    De repente el árbol desapareció y en su lugar, Misi se encontró con un muchacho bastante más alto que ella, de piel morena y ojos claros. Se puso muy contenta, pues ya podía buscar a su padre y dirigirse al poblado, en compañía de su amigo Nogui. ¡Estaba tan emocionada! No sabía que aventuras tendría por delante ……

CARTA Nº 24
EL OJO DE TIGRE
ISMAEL DONET

Misi y Nogui fueron dónde se había quedado su padre, en el interior del bosque, en una hoguera en un pequeño claro. Cuándo llegaron se encontraron las cenizas revueltas junto con hojas y tierra esparcidas, signos de una pelea. Nogui encontró una nota junto la hoguera:
“Hemos secuestrado a tu padre, y pedimos a cambio el collar que llevas colgado (El Ojo de Tigre), acude a esta dirección…”
– Tranquila Misi, recuperaremos a tu padre
– Gracias Nogui. Pero… ¿Para qué querrán este collar que me regaló mi madre en su lecho de muerte?. Recuerdo que me dijo, que bajo ninguna circunstancia, me separara de él.
– ¡Vamos a por tu padre cuánto antes!
Llegaron a la dirección indicada. Era una fortaleza muy fea, oscura y envejecida. Muy dejada y sucia. Daba miedo.
– ¡PUM!, ¡Ñiiaaa! – Sonó de repente, y las grandes rejas se abrieron.
Avanzaron lentamente, con mucho miedo, hacia la casa.
En la barandilla de la escalera, a la derecha de la puerta principal, se encontraba su padre,con las manos atadas y un saco en la cabeza, aturdido y amordazado.
– ¡Papá! ¡Papá! – Gritó Misi acercándose con angustia.
Sin aviso, de la puerta principal, salieron los secuestradores poniéndose en semicírculo, dejando paso al líder. Éste era alto, delgado y fuerte, con el pelo rubio, ojos claros, grandes y vivos con un brillo infernal de ira, de odio… al andar mostraba una cojera que intentaba disimular.
– ¡Hachal! – Exclamó Nogui.
Hubo un silencio, Misi no podía entender qué tipo de relación podían tener estos chicos. Ella, que acababa de conocerlo, ya sentía cierta atracción por él, y a Hachal, aunque bien parecido, le envolvía algo tenebroso. Había secuestrado a su padre, y le quería robar el único recuerdo que tenía de su madre. ¿Qué relación tenían?. Nogui se lo contó…
Él y Hachal habían sido muy amigos, buenos líderes que compartían el éxito de sus aventuras, pero un accidente disminuyó las capacidades de Hachal, se cortó un tendón en la pierna derecha y aunque operado, se había quedado con una cojera. Despúes de la operación estaba siempre triste y empezó a envidiar a Nogui, aunque éste fuera todos los dias a verle y le animara. Tiempo después, Nogui acompañó a Hachal a visitar al brujo Balam, éste vivía en una cueva cerca del poblado. Habían ido a verlo para que intentara curar la cojera de Hachal, pero después que entraran…, es cuando Nogui fue traicionado y convertido en arbol por 30 monedas de oro que Hachal pagó.
– ¡Cogedlos! – Exclamó Hachal.
Éste se acercó a Misi, agarró con fuerza el “Ojo de Tigre” y se lo arrancó con fuerza, colgándoselo al cuello. Una vez lo hizo, el collar se convirtió en una piedra fría y oscura como su corazón. Se puso de rodilllas, apoyando la cabeza y sus manos en el suelo, sus ojos se volvieron rojo sangre, su cabello creció y oscureció, sus uñas se volvieron garras y su cuerpo se hizo más grande y más fuerte.
Hasta sus hombres se paralizaron de miedo, momento que aprovecharon Misi y Nogui para liberar a Luís y escapar por el bosque hacia el poblado.
A mitad de camino Luís les contó la historia del collar. De como un chamán se fijó en Misi cuando era pequeña y le dió a su madre el collar después de bendecirlo y explicarle que Misi era la elegida, y que llegado el dia, debería entregárselo a ella para protegerla de los peligros que llegarían en sus numerosas aventuras…

Carta Nº25
LA SEMILLA JIMP.
Claudia Bernácer.

Mientras Luis les contaba la historia del Ojo de Tigre, se encontraron con un chamán llamado Bulamba, que les dijo:
-Tengo una bola de cristal donde he visto como le arrancaban el Ojo de tTigre a Misi y te traigo esta piedra de ojo de jabalí,que te podrá ayudar. Puedes estar tranquila, porque solo la puedes tener tú.
– ¿Por qué solo la puedo tener yo? – Pregunto Misi.
-Porque tú eres la elegida. – Dijo Bulamba.
-¿Sabes cómo se va a nuestra casa, ya que tienes la bola de cristal? – Preguntó Luis.
-Si, pero a mitad de camino tendréis que cumplir una misión, el Mono Parlante os dirá lo que debéis hacer- Dijo Bulamba.
-¿Qué es?-Preguntó Misi.
-No te lo puedo decir. Le prometí que no se lo diría a nadie.-Dijo Bulamba.
A mitad de camino se encontraron con el Mono Parlante tal y como había indicado el chamán. El mono les dijo:
-Cómo os ha dicho Bulamba tenéis que cumplir una misión muy importante. En primer lugar, plantar una semilla Jimp junto a este árbol.
-¿Qué es una semilla Jimp? – Preguntó Luis.
-Es una semilla que tenéis que coger de una planta carnívora.
-¿Para qué sirve?-Dijo Misi.
-Si la plantáis junto a las raíces de este árbol, en la próxima luna llena absorberá la energía de la luna, tendrá suficiente poder para que se la pongáis a Hachal en el pecho y así quitarle toda la maldad. Por cierto, muy bonito el collar que llevas colgando, te lo ha dado mi amigo el chamán, ¿verdad?
-Si, me ha dicho que me protegerá, pero no de qué.
-Te ayudará a saber siempre de quien tienes que huir y a quien debes ayudar. Eres la persona elegida para hacer siempre el bien, verás que bien te sientes.
Se despidieron del mono parlante y se fueron en busca de la semilla Jimp. Buscaron y rebuscaron una planta carnívora. Llegaron a un camino que estaba lleno de plantas carnívoras, pero solo una podía tener en su interior la semilla imp. Pasearon por el camino para ver si encontraban alguna que destacase de las demás, solo una más pequeña, ¿tal vez fuera esa? Cómo estaba dormida, Luis le abrió la boca mientras Nogui vigilaba. Misi, con miedo, fue a meter la mano muy despacio para no hacerle daño y en ese momento la cerró, Misi chilló del susto, pero luego se rió porque la planta era pequeña, no tenia afilados los dientes y le hizo cosquillas. Misi dijo:
-¡Ya tengo la semilla de Jimp!
-¡Bien! Vamos corred, está empezando a llover.-Dijo Nogui.
Se fueron corriendo y la plantó junto a las raíces del árbol. Tuvieron suerte porque ese día había luna llena.
Al día siguiente, la cogieron y se fueron a casa de Hachal. Cuando entraron, Hachal estaba comiendo y Misi le dijo:
-Te traemos un regalo.
-¿Por qué me traes un regalo, si secuestré a tu padre? ¿No te doy miedo?
-Sí, pero sé que en tu interior te queda algo bueno.
Misi le guiñó el ojo a su padre y Luis le lanzó la semilla, ella se acercó corriendo a Hachal y le puso la semilla en el pecho. Hachal extendió las manos hacia abajo, su cuerpo se cubrió de una luz blanca que deslumbraba y de su boca empezaron a salir cosas malas de color negro. Luego Hachal les dio un abrazo por quitarle todo lo malo que llevaba dentro y al final se hicieron amigos. De repente paró la lluvia.
Después se fueron a visitar al Mono Parlante, que les dijo:
-Buen trabajo, por este camino llegaréis a casa. No me olvidaré de vosotros.
-Ni nosotros de tí. Adioooooooooooooós. Dijeron todos.
Cuando llegaron se ducharon y se pusieron el pijama. Para celebrar su victoria, cenaron sopa caliente y tarta de chocolate.

Publicado el 30 enero, 2012 en LA BARAJA NARRATIVA. Añade a favoritos el enlace permanente. 4 comentarios.

  1. Es sin acento.

    Al llegar al aeropuerto, embarcaron las maletas y se subieron a la avioneta, esta empezó a coger impulso y pronto despegó de la pista. Misi llevaba todo el tiempo la caja de madera que le había regalado su amigo en las manos. Ya en el avión podía cumplir el deseo de Nogui y procedió con gran nerviosismo a abrir la caja, cuando de repente ¡Oh SORPRESA…..….!.

  2. CARTA Nº 26
    ÁLVARO TORRES

    TODO HA SALIDO BIEN

    A la mañana siguiente, Misi se despertó con los primeros rayos de sol que entraron por su ventana y se reflejaron en su cara, al principio abrió sólo un ojo, dio media vuelta en la cama y se tapó hasta la cabeza con las sábanas, todavía estaba muy cansada de la aventura del día anterior, pero de repente recordó que Nogui y Hachal se habían quedado durmiendo sobre la alfombra del comedor junto al fuego.

    Dio un salto de la cama y se dirigió corriendo por las escaleras al comedor donde estaban sus amigos para despertarlos, pero cuando bajó comprobó que en el comedor no había nadie, empezó a buscarlos por toda la cabaña, pero no había ni rastro de ellos, sobresaltada comenzó a llamarlos en voz alta ¡Noooogui! ¡Hachaaaal!, pero nadie contestaba, abrió la puerta de salida, y sin importarle que iba descalza y todavía con el pijama, continuó buscándolos por los alrededores, pero no había ni rastro de ellos, su cara de alegría por poder estar con sus amigos, se trasformó en cara de tristeza al comprobar que ya no estaban y más cuando era el último día de sus vacaciones, dado que esa misma tarde tenían que regresar.

    Luis se levantó sobresaltado por los gritos de Misi, se dirigió hacia ella y se fijó en su cara de tristeza por cuya mejilla caían unas lágrimas, la abrazó y juntos regresaron al interior de la cabaña, para desayunar y comenzar a hacer las maletas.

    Cuando Misi estaba preparando su equipaje, descubrió junto a su mesita una caja y una nota de Nogui, en la que le daba las gracias por todo lo que había hecho por él y le comunicaba que nunca la olvidaría, asimismo, le indicaba que no debería abrir la caja hasta que se encontrara en el avión de vuelta a casa. Misi creyó no poder aguantar la curiosidad por el contenido de la caja y no poder vencer la tentación de abrirla, pero al final decidió cumplir las indicaciones de Nogui y esperar a abrirla en el avión.

    Después de comer, recogieron las maletas y se dirigieron a un pequeño aeropuerto cercano donde tenían que coger una pequeña avioneta que los trasladaría a otro aeropuerto, para realizar el viaje de regreso a casa.

    Al llegar al aeropuerto, embarcaron las maletas y se subieron a la avioneta, está empezó a coger impulso y pronto despegó de la pista. Misi llevaba todo el tiempo la caja de madera que le había regalado su amigo en las manos. Ya en el avión podía cumplir el deseo de Nogui y procedió con gran nerviosismo a abrir la caja, cuando de repente ¡Oh SORPRESA…..….!.

    ¡Qué alegría! Dentro de la caja se encontraba “El Ojo del Tigre”, el collar que le había regalado su madre, el único recuerdo que tenía de ella, pronto lo cogió, lo colgó en su cuello y presionó la piedra del collar fuertemente con sus manos, la apretó contra su pecho y dirigió su mirada a través de la ventana del avión a un claro de la jungla, le pareció ver unas personas y pronto gritó al comandante del avión que sobrevolara el claro del bosque a una menor altura, entonces descubrió que esas personas eran Nogui y Hachal que estaban corriendo entre la hierba, a Hachal de había desaparecido su cojera y ambos saludaban con las manos en alto, al paso de la avioneta.

    Misi suspiró, en su cara se dibujó una gran sonrisa, devolvió los saludos y en su cabeza resonó una voz que le decía que al fin todo había salido bien, Nogui había recuperado su forma de hombre, desapareciendo el embrujo que lo había transformado en árbol, había desaparecido la maldad en Hachal y ambos habían vuelto a ser amigos.

    Por su parte Misi había recuperado “El Ojo del Tigre” y estaba muy contenta porque esta aventura no era la última, sinó la primera de una larga lista de aventuras que todavía estaban por llegar.

    • Fantàstic, Álvaro! Genial!

      En el párrafo que empieza con “Al llegar al aeropuerto”, has escrito “está empezó”. Fíjate que el verbo es “empezó”, no “está”. ¿Como escribirías “está”? …

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: